Propiedades, beneficios y contraindicaciones de los Hongos Tibetanos

El interés de la población en el último tiempo, a causa de la gran cantidad de propiedades o beneficios que poseen los hongos tibetanos, ha despertado igualmente una alta cantidad de dudas sobre si realmente sirven para lo que se menciona y si estos tiene a su vez contraindicaciones o estados de salud en los cuales no debería consumirse el líquido de esta medicina alternativa. Pues, en este artículo dejamos en claro cada punto, donde podrás saber realmente en que ayuda y en desfavorece el uso y de este maravilloso cultivo probiótico.
Beneficios de los Tíbicos, Kéfir de Agua o Búlgaros

Propiedades y beneficios de los hongos tibetanos o tíbicos

Dentro de la amplia variante de propiedades de los hongos chinos del Tíbet en nuestra salud, podemos detallar varios beneficios probados y demostrados durante cientos de años de uso en miles de personas, incluso podemos encontrar opiniones de medicina moderna sobre las propiedades del consumo de este alimento probiótico. Los hongos tibetanos fortalecen y ayudan a nuestro cuerpo en muchos ámbitos, dentro de los cuales detallamos los siguientes a continuación.

Articulaciones

Alivia malestares relacionados a reumatismo, artritis, dolores musculares. Alivia dolores comunes en umbrales bajos y más intensos en todas las extremidades, incluyendo espalda, cuello y cintura.

Hígado

Debido a sus propiedades como probiótico, repara y mejora las funciones del hígado, incluyendo por problemas relacionados a la vesícula.

Cabeza

Alivia y mejora problemas relacionados a la migraña, ya sea de manera intensa, jaquecas o dolores de cabeza más comunes.

Músculos

Por sus propiedades relajantes (anti-estrés), alivia la rigidez muscular en general, incluyendo malestares intensos en nuca, hombros y el sistema muscular completo.

Sobrepeso

Los tíbicos pueden mejorar el metabolismo, el sistema endocrino, mejorar el colesterol malo y además reducir los niveles de ansiedad por comer, por lo cual puede ser una ayuda importante para bajar de peso y mejorar la salud en personas con sobrepeso u obesidad.

Riñones

Ayuda en general a todo el sistema urinario; regula la orina, disminuye las probabilidades de generar cálculos renales, limpia y previene de infecciones urinarias.

Pulmones

Fortalece y cura la propensión a problemas relacionados a los bronquios; quita la tos, ayuda a eliminar flemas y la infección que estas pueden generar en el organismo, además fortalece el sistema respiratorio en personas con asma.

Sangre

Baja el colesterol malo, mejora arterias y venas endurecidas, baja los niveles de glucosa en casos de diabetes, disminuye la hipertensión arterial y favorece en la eliminación de hemorroides.

Estomago / Intestinos

Evita el estreñimiento, regula el metabolismo, el transito lento, mejora la digestión, cura cálculos estomacales y ayuda en la cura de infecciones estomacales.

Sistema Nervioso

Combate problemas de estrés, ansiedad, crisis de pánico y depresión. Ayuda frente a problemas de insomnio y mareos. Ayuda a personas nerviosas a tener una actitud más tranquila y menos ansiosa. Reduce niveles de ansiedad relacionado al uso de sustancias psicoactivas. Mejora el ánimo notablemente.

Vista

Rehabilita la potencia visual, ayuda frente a problemas de cataratas.

Cabello

Reafirma el tono natural del cabello, fortalece el cabello debilitado, ya sea por mal cuidado, mala alimentación o problemas de estrés.

Cáncer

Los tíbicos ayudan a prevenir el cáncer en nuestro organismo, estos al mantener nuestro organismo limpio y fuerte ayudan incluso a pacientes con cáncer presente, como terapia adicional a la medicación y tratamiento ya proporcionada por especialistas.

Edad / Vida

Por sus múltiples propiedades en todo el organismo, hace la vida más longeva y vital. Además suben el ánimo en general teniendo una vida más saludable y positiva. Blinda el sistema inmunitario.

Contraindicaciones y efectos secundarios de los hongos tibetanos o tíbicos

Manipulación y preparación correcta

No olvidemos que los hongos tibetanos o tíbicos, son una mezcla de bacterias que crecen a través de la fermentación de un cultivo estable de probióticos por lo cual es muy importante hacer la preparación de los hongos de manera correcta.
La limpieza al manipular los tíbicos y el líquido que debemos beber es sumamente fundamental. Una mala manipulación puede comprometer nuestro organismo frente a infecciones estomacales que pueden provocar afecciones a otras parte del organismo.

Personas con diabetes

Un punto muy importante es el uso de estos hongos en personas con diabetes, cualquiera sea su nivel. Para personas con esta enfermedad hay un método de preparación y consumo distinto que puedes ver en el siguiente artículo [click aquí]

Personas con problemas estomacales

En personas con problemas de gastritis y/o úlceras estomacales, los tíbicos pueden provocar muchos malestares al comenzar el tratamiento, sin embargo, su uso prolongado puede mejorar las dolencias y malestares a través de sus propiedades de limpieza del sistema digestivo y cicatrización de heridas internas. Muy importante en personas con estos problemas es probar con dosis más pequeñas al iniciar el tratamiento; consumir medio vaso de líquido de hongos al día, sólo después del desayuno. Una vez vean una mejora o alivio de malestares consumir un vaso completo al día.

Bebés y menores de edad

No recomendamos el consumo de estos hongos en bebés y/o lactantes, sin excepciones. Para menores en edad, igualmente el consumo no es recomendable, aunque pueden existir excepciones en niños enfermos de edad cercana al desarrollo completo. Estos organismos limpian el cuerpo a nivel completo y pueden provocar malestares y problemas que entorpezcan el crecimiento natural de un niño en desarrollo. En niños que usan tíbicos, es deber de los padres controlar el consumo.

Embarazadas

No se recomienda el consumo en mujeres embarazadas, en etapa de lactante o nodrizas.