Cómo Preparar y Cuidar Hongos Tibetanos o Tíbicos

Con esta completa guía inicial aprenderás a cultivar, criar y mantener tus hongos tibetanos, también llamados tíbicos, búlgaros de agua o kéfir de agua, dependiendo de donde vivas y como sean mayormente conocidos en tu zona. Así pues, dejemos primero en claro, que cualquiera de estos nombres es para lo mismo, los hongos chinos del Tíbet.
En este tutorial enseñaremos a hacer la receta de preparación con todos sus variantes, para que puedas tu mismo evaluar cual son las mejores alternativas de cultivo, dependiendo de el uso que le darás.

Hongos del Tíbet

Puedes leer todo el artículo con detalle o bien puedes elegir ir de inmediato a la guía de cultivo haciendo clic a lo que deseas ver a través de el menú de contenidos que dejamos a continuación.

Orígenes e Historia

El origen de los tíbicos como producto medicinal ancestral se basa a través de los conocimientos de los Monjes del Tíbet.
El descubrimiento de estos hongos provienen de una maravillosa leyenda del siglo XII, esta dice que un día cuando los monjes estaban en el bosque recolectando frutos para alimentarse, vieron a un oso agonizante, el cual estaba frotándose y comiendo una mucosidad proveniente de la orilla de un árbol. Lo que más les llamó la atención es que luego de unos días vieron que el oso había mejorado como por efecto de un milagro. A causa de esto, los monjes investigaron este producto de la naturaleza, detectando que este probiótico se cultivaba y desarrollaba con humedad y formas de azúcar encontrada a través de vegetales y frutos. El uso de esta bacteria se utiliza hasta nuestros días para mejorar enfermedades de monjes y gente de los pueblos de todo Asia que utilizan la medicina tradicional del oriente.
Otros antecedentes más actuales también denominan estos hongos como descubiertos en el Cáucaso y Bulgaria en el caso de Europa, Japón en contraposición al origen Chino e incluso México como denominación de origen en el continente Americano.

Usos, Beneficios y Propiedades

Entre los múltiples beneficios de los hongos tibetanos a la salud podemos encontrar la capacidad de aliviar y mejorar varios sistemas de nuestro organismo, desde músculos y articulaciones hasta el sistema endocrino. Entre sus beneficios podemos encontrar alivio y/o mejora para cefaleas, infecciones estomacales, infecciones urinarias, artritis, reducción de peso, diabetes, además de ayudar a aliviar molestias del estomago, problemas de cansancio, estrés, ansiedad y crisis de pánico. Si deseas conocer en más detalle las propiedades de los tíbicos, puedes ver nuestro artículo al respecto [Click Aquí].

Cultivo y Preparación

La preparación para cultivar hongos tibetanos es más sencilla de lo que se cree, sin embargo debes estar muy atento al paso a paso para así no cometer errores y no alterar las propiedades curativas de estas bacterias.

Ingredientes

  • Hongos Tibetanos (con una cucharada que te obsequien es suficiente)
  • Frasco de Vidrio de por lo menos medio litro
  • Cuchara de Madera o Plástico
  • Colador de Plástico
  • Gasa Esterilizada o Film Plástico
  • Agua Filtrada, Purificada, Mineral o Embotellada
  • Chancaca o Panela (También llamada piloncillo, raspadura, rapadura, atado dulce, panetela)

Preparación

  • El proceso de preparación de los hongos tibetanos es muy sencillo. Primero tomaremos los hongos que hemos obtenido y los lavaremos bien utilizando agua filtrada, purificada, mineral o embotellada. Si es que no puedes obtener ninguna de estas, hierve agua potable del grifo, deja enfriar y luego lavas bien los hongos.
  • Por otro lado, toma la panela o chancaca y corta unos cuantos trozos de tamaño medio. Estos debes agregarlos al frasco de vidrio que elegiste. La porción perfecta de panela que debemos utilizar es de un tercio del tamaño del frasco (si usas más o menos pueden  morir las bacterias de los tíbicos).
  • Ahora agrega al frasco los hongos chinos, utilizando una cuchara de madera o de plástico. Nunca uses cuchara de metal (aluminio, acero, etcétera), pues contaminan y dañan los tíbicos.
  • Rellena el frasco con agua purificada. Nunca agregues agua potable directamente, pues esta agua es muy pesada y rica en minerales que son dañinos para el cultivo de los hongos tibetanos.
  • Para finalizar, tapa el frasco de vidrio con una gasa estéril o con un film plástico. Si utilizas film plástico debes hacer unos cuantos orificios, para que los hongos puedas recibir oxigeno, que es fundamental para su desarrollo.
  • Deja el envase guardado unas 24 horas, en un ambiente fresco y cerrado, de temperatura ambiente.
  • Una vez pasadas las 24 horas, está listo el líquido para ser utilizado. Para esto debes utilizar un colador de plástico (recuerda, nada de metal) y colar el líquido de los tíbicos o búlgaros de agua.
  • El líquido obtenido es lo que debes consumir, comenzando en ayunas y también después del almuerzo. Puedes acompañar el líquido con un poco de jugo o pulpa de frutas, jugo de limón o agregar un poco más de agua purificada.
  • Una colado el líquido, debes volver a repetir el procedimiento, es decir, lavar los hongos nuevamente, agregar chancaca o panela, el agua purificada y tapar con film plástico o gasa para después dejar guardado 24 horas.

Infografía

Si no te quedo muy claro el proceso, las propiedades y las recomendaciones que te dejamos, puedes revisar está útil infografía de la preparación de los hongos tibetanos.

Infografía de Preparación de los Tíbicos, Kéfir de Agua o Búlgaros

Videos Informativos

subiendo videos…

Datos Adicionales

  • Recuerda nunca utilizar materiales de metal en la preparación de los hongos tibetanos, aunque sea acero inoxidable o aluminio, sólo utiliza vidrio, plástico o madera.
  • No olvides que a medida que los hongos van creciendo debes también ir aumentando la cantidad de chancaca o panela.
  • También puedes alimentar los hongos con trozos de frutas altas en fructosa (por ejemplo manzanas, uvas peladas, sandía, piña) combinada siempre con un trocito de panela, así la calidad del líquido no se pierde y la fuente de azúcar que va para tu organismo será aun mejor.
  • Cuando ya acumules muchos puedes ir repartiendo en más frasco y también regalar a otras personas que deseen.
  • Si decides dejar de consumirlos por un tiempo y quieres guardarlos, puedes congelarlos. Para eso los lavas muy bien, luego los colocas en un recipiente plástico con tapa y lo pones en el congelador.

Muy Importante: Si esta medicina natural te ha servido no olvides compartir el dato con otras personas, regala hongos, no los vendas, es la mejor manera de agradecer por este maravilloso producto de la naturaleza.

  • lorena

    hola soy lorena vivo en garin tenes hongos para compartir? si sos tan amable de responderme a al celu 1122161370 linea 03327 414904 estaria muy agradecida saludos

  • lorena

    hola yo tenia muchisima cantidad regale un monton se me murieron ahora ke kiero nadie me contesta yo le ponia agua de perforacion la hervia y la dejaba enfriar